SEGURIDAD E HIGIENE EN EL DESEMPEÑO DE LA ACTIVIDAD PROFESIONAL DEL SOCORRISTA ACUÁTICO. (PROFILAXIS)

Publicada: 01/11/2011 -- visitas: 1053

El salvamento acuático es una actividad relativamente reciente en nuestro país, y como cualquier labor profesional, esta expuesta a una serie de riesgos que por sus características es necesario conocer, para procurar de una buena salud profesional, y reducir los riesgos que puede entrañar el desarrollo de esta actividad, para el técnico en salvamento. En el departamento de seguridad e higiene del ministerio del trabajo, el salvamento acuático (socorrismo), no esta registrado como actividad profesional de riesgo, y ni tan siquiera existe estudio en particular de esta actividad por lo que nos hemos tenido que basar nuestro estudio en otras actividades paralelas y que se pueden aplicar a la actividad del técnico en salvamento, para poder desarrollar las oportunas conclusiones.

socorrismoacuatico.jpg

 


 


 


RIESGOS Y PROFILASIS DEL TECNICO EN SALVAMENTO EN EL DESARROLLO DE LABORES PROFESIONALES DE SALVAMENTO ACUATICO PROLOGO

El salvamento acuático es una actividad relativamente reciente en nuestro país, y como cualquier labor profesional, esta expuesta a una serie de riesgos que por sus características es necesario conocer, para procurar de una buena salud profesional, y reducir los riesgos que puede entrañar el desarrollo de esta actividad, para el técnico en salvamento. En el departamento de seguridad e higiene del ministerio del trabajo, el salvamento acuático (socorrismo), no esta registrado como actividad profesional de riesgo, y ni tan siquiera existe estudio en particular de esta actividad por lo que nos hemos tenido que basar nuestro estudio en otras actividades paralelas y que se pueden aplicar a la actividad del técnico en salvamento, para poder desarrollar las oportunas conclusiones.

El no disponer de datos contundentes relativos a la actividad, puede que reduzca un poco el rigor científico de nuestro estudio, pero este trabajo no pretende ser el medio valido y rígido de control de los riesgos de la actividad sino que aspira a ser un instrumento de transmisión de una serie de inquietudes y problemas, que mediante la observación y la experiencia adquiridas en el salvamento esperamos que haya suficiente material como para sentar unas bases mínimas de trabajo y preparar o incentivar a otras personas en este desconocido campo, y poder llegar a tener una información totalmente relacionada con el salvamento, y que pueda determinar que la actividad del salvamento acuático, tiene la misma categoría de riesgo que cualquier otra y que nuestra investigación pueda ser el punto de partida en el que comenzar un tema que en un futuro próximo, puede desvelar datos nuevos, y pueda servir de base para la planificación de la actividad profesional del socorrismo.
 


INTRODUCCION


Cuando hablamos de salvamento se nos viene a la imaginación a un joven más o menos moreno que en una parte bien situada de la actividad acuática (piscina, río, playa, parque acuático, etc), vela por la seguridad de los usuarios de la instalación, pero esta actividad tan relativamente relajada, posee una serie de factores de riesgos que están directamente relacionados con la actividad, las circunstancias y las características ambientales en las que se desarrolla.

Existen numerosas pruebas como para determinar que la actividad del técnico en salvamento puede ser una actividad incluso peligrosa para la salud, es más, el desarrollo de las labores profesionales de socorrismo en circunstancias poco propicias puede generar afecciones, y enfermedades en el técnico de carácter profesional, que incluso puede ser peligrosas para la vida, por lo que es necesario establecer estos riesgos, su manifestación, patología, y cuidados, para poder determinar las medidas preventivas que se deben adoptar en el lugar de trabajo, como las que puedan existen en cualquier otra actividad.

En la experiencia profesional de socorrista, le acompañan una serie de hechos que resultan tan cotidianos que no se toman medidas preventivas, al desconocer el alcance que estas situaciones pueden tener a largo plazo en la salud del técnico. Debido a los riesgos que acompañan la tarea del técnico quizás sea momento de plantearse que el salvamento puede ser una actividad de alto riesgo para la salud, pero esta pregunta en determinados sectores tales como los servicios de salvamento de los grupos especializados como bomberos, ambulancias, o paramédicos de otros países se han planteado y han tenido que resolver, debido a la cantidad de agentes que pueden afectarles, y es quizás que estemos realizando una tarea demasiado arriesgada para la salud, y sea necesario reducir la jornada laboral, exigir medidas preventivas en los centros de trabajo, adoptar conductas profilácticas, etc.

Es necesario conocer en que circunstancias se desarrolla la actividad profesional del técnico en salvamento, evaluar sus riesgos, e imponer medidas preventivas, para así establecer la norma profesional, que haga del salvamento una actividad segura, profesional y respetada.

Los riesgos a los que se esta expuesto el técnico, en labores de salvamento acuático, son muchos y muy variados, y van a depender de muchos factores, por lo que el técnico debe tener una amplia información de los riesgos a los que se expone y saber valorarlos con el fin de determinar en que medida le afectan y las medidas de prevención que debe adoptar.

Este trabajo trata de recoger una serie de informaciones al respecto de los aspectos mas destacados o conocidos que pueden afectar, a la salud del técnico.

En resumen actividad del socorrista es una actividad profesional como cualquier otra, en la que las circunstancias y el lugar en el que se desarrolla o se puede desarrollar van a determinar en muchas ocasiones, la salud del profesional del técnico, que va a venir determinada por unos mecanismos y medidas de protección adecuados, una distribución de medios razonada, y sobre todo el conocimiento del alcance de los riesgos a los que esta expuesto, en el lugar donde desarrolla su actividad profesional.

En numerosas ocasiones evaluamos el riesgo para los usuarios, y no para nosotros, y sin embargo el mismo mecanismo de riesgo que afecta a los usuarios, va afectar al técnico de manera que va a ser compartido y va afectar a los dos, y en el que el técnico debido al tiempo de exposición va a ser el más perjudicado.

Hemos elaborado nuestro estudio basándonos en las disposiciones que en materia de Seguridad e Higiene se aplica en el reglamento mismo nombre, en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, para lo cual partimos de las bases de la seguridad e higiene mínimas que se deben establecer, y las definiciones de accidente, lesión y enfermedad profesional.



La Seguridad en el Trabajo

Podemos englobar dentro de este concepto general al conjunto de acciones encaminadas a la eliminación de toda amenaza a la vida y a la salud de la persona dentro del ambiente laboral, pudiéndose extender en circunstancias determinadas a otros entornos más amplios de las relaciones humanas.

El nuevo ritmo de vida, los avances tecnológicos y la situación actual medio ambiental, y el tipo de actividad que se realiza generan una serie de riesgos en el entorno laboral del individuo que va a ser causa de trastornos que influencian y pueden afectar a la salud del trabajador.

Cualquier actividad humana productiva o no, lleva implícita una componente de riesgo de mayor o menor intensidad según que la contingencia de encontrarse ante una situación de peligro sea más o menos probable.


El accidente de Trabajo y la Enfermedad profesional

Ambos efectos tienen su causa común en el Trabajo, por lo que en principio su tratamiento no debe ser diferencial y puede decirse sin temor que no se habrá conseguido una solución definitiva a los problemas de unos y otros hasta que no se les considere en bloque como Riesgos Profesionales Laborales.


Planificación de los riesgos

En toda actividad acuática y con el fin de establecer un programa de protección y prevención contra los riesgos profesionales de la actividad, y debido a las diferencias que se pueden encontrar en las diferentes actividades, a los diferentes factores que pueden actuar sobre estos riesgos, y hacer determinar las diferencias que puedan existir entre ellos, y fin de poder encontrar formulas idóneas de lucha contra estos riesgos y aumento de la seguridad profesional, deben seguirse los siguientes principios, para mejorar el nivel de riesgo de la actividad profesional:

 

  1. Respetar todas las prescripciones legales y reglamentarias, existentes en materia de seguridad e higiene dentro de la instalación. Así como aquellas que a pesar de no estar reguladas, puedan hacernos sospechar que pueden ser causa de riesgo para la salud.

     
  2. La seguridad tendrá prioridad sobre la rapidez.

     
  3. Se estudiarán los problemas de Seguridad que existan en la instalación o lugar de recreo, así como los procesos, con la intención sincera y honesta, de eliminación total del riesgo en el trabajo.

     
  4. Mantener el ejemplo e interés así como el espíritu de seguridad, para ello será necesario elaborarse un programa de seguridad, abierto a toda mejora, y seguirlo paso a paso. Este programa deberá darse a conocer y estar firmado por todos los técnicos y por el responsable de la instalación o lugar de baño.


     

El riesgo va a ser el mismo independientemente de la actividad que se trate de una manera general, y el lugar en concreto, pero los factores que afectan a ese riesgo en ese lugar, son los determinantes de su aumento, disminución o simplemente de la aparición mas o menos rápida, mas o menos grande, mas o menos grave en los profesionales del salvamento.

Para la perfecta consecución de la mejora especifica de seguridad en el puesto de trabajo se debe:

 

  1. Conocer el riesgo, y aprovechar la experiencia adquirida, dotando al personal del equipo y conocimientos adecuados para evitar las situaciones de riesgo para la salud con el cumplimiento de las medidas preventivas oportunas.

     
  2. Estudio del puesto de trabajo y adecuación al mismo, en colaboración con un equipo psicotécnico de aquellas personas que por sus particulares propiedades físicas y psíquicas puedan desempeñarlo con la máxima seguridad.

     
  3. Formación de los riesgos y su profilaxis de todo el personal técnico mediante cursillos adecuados.

     
  4. Dar normas de seguridad en todos y cada uno de los puestos, poniendo de manifiesto las fases peligrosas de los mismos, fomentando las actividades seguras, y desterrando los hábitos peligrosos.

     
  5. Concienciar a técnicos, empresarios e instituciones de los riesgos y dar categoría profesional a nuestra actividad, que parece más una actividad de recreo o vacaciones que profesional.


     

Otros factores entre los muchos que pueden influenciar la organización de la seguridad y el posible establecimiento de un programa de prevención y seguridad e higiene son:

 

  1. Conocer las dimensiones de la actividad del salvamento y su magnitud, lo que nos dará una idea de la incidencia, y de los medios que hay disponibles y que establecer, para poder cubrir las necesidades existentes, y establecer las exigencias legales necesarias.

     
  2. La situación real del riesgo mediante una estadística propia del grado medio de accidente o lesión.Conocido este dato se podrían establecer programas ambiciosos que comprometan a determinadas compañías, distribuidoras o fabricantes, y que puedan servir de sponsor par estos programas de profilaxis.

     
  3. La situación real de la actividad del salvamento en general, debido a que el riesgo es común para todos profesionales del salvamento independientemente de la titulación, o formación recibida, que determinara las distintas formas de poder encarar el tema.


     


Accidente de trabajo

Lesión corporal que el operario sufra causada o como consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.
Lesión corporal

No se limita el alcance de la misma ni se especifica su naturaleza, lo cual ofrece la posibilidad de que este concepto pueda aplicarse a todos los "daños" corporales, es decir, tanto a las lesiones traumáticas, como a las funcionales, como a las llamadas intercurrentes.

Son muchas las sentencias del Tribunal Supremo a este respecto, tanto negando indemnización cuando falta dicha relación de causalidad, como obligando a hacerla efectiva cuando se prueba su existencia, considerando como accidentes tanto a los relacionados directamente con el trabajo como a otros que se producen "como consecuencia" del mismo. Por ejemplo el desplazamiento de ida y vuelta del trabajo que se este realizando, actos puramente personales pero necesarios para su organización o para el de sus compañeros de trabajo, auxilio prestado a los compañeros de trabajo y otros que aunque no se guardan relación con el trabajo, representan actos que superen sus obligaciones impuestas por la relación laboral.

Pero para la consideración de accidente o enfermedad laboral el trabajo debe SER EJECUTADO POR CUENTA AJENA, es decir para otros, y que responsabiliza al empresario de los siniestros acaecidos en su empresa por ser consecuencia de sus actividades. Solo si se tiene una legislación al respecto se podrá responsabilizar al empresario del cumplimiento de las medidas preventivas encaminadas a reducir, erradicar o dotar de seguridad el centro de trabajo; actualmente es el técnico el que tiene que proporcionar estas medidas preventivas, gorra, uniformes, cremas, gafas, o sombrillas son medidas preventivas, para evitar enfermedades por exposición a la acción de los rayos ultravioletas del sol, por lo que la mayoría de los técnicos no las cumple con el consiguiente riesgo para su salud; pero es muy difícil encontrar un empresario que dote de estos elementos al no existir una legislación al respecto, cosa que no ocurriría de existir, hasta el punto que su no cumplimiento acareara fuertes sanciones no solo al empresario sin al propio trabajador si se le dan estos medios y no los adopta, por que la seguridad es cosa de todos.

Por otra parte hay una serie de excepciones que no se consideraran como accidente laboral y que están, reguladas en el articulo 8 del Reglamento del Seguro de Accidentes, señala como excepciones:

 

  1. Los trabajos de carácter familiar en los que no se contemple condición de asalariado, y sean dirigidos por un miembro de la familia.

     
  2. Los trabajos que sin tener carácter familiar se ejecutan ocasionalmente mediante los llamadosservicios amistosos, benévolos o de buena vecindad.

     
  3. El servicio doméstico.
     

Otras consideraciones que no tendrá categoría de accidente de trabajo son:

 

FUERZA MAYOR.- Los que sean debidos a fuerza mayor al trabajo, entendiéndose por tal la que sea de tal naturaleza que ninguna relación guarde con el trabajo que se ejecutaba al ocurrir el accidente.

En ningún caso se considerará fuerza mayor extraña al trabajo, la insolación, el rayo y otros fenómenos análogos de la naturaleza.

DOLO O IMPRUDENCIA TEMERARIA.- Los que sean producido en dolo o imprudencia temeraria del trabajador accidentado.


 

Imprudencia profesional

Se entiende por tal, la que es consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y derivada de la confianza que este inspira, no impide la calificación de accidente de trabajo.

La concurrencia de culpabilidad civil o criminal de un empresario o de un compañero de trabajo del accidentado o de un tercero no impide la calificación del hecho como accidente de trabajo a todos los efectos de la ley, salvo que no tengan relación alguna con el trabajo.

Tendrán calificación de accidente de trabajo

 

  1. - Itinerario. Los que sufra el trabajador al ir y volver del lugar de trabajo, siempre que concurran las condiciones reglamentarias.

     
  2. - Desempeño de cargos públicos. Desempeño de cargas electivas de carácter sindical o de gobierno de Entidades Gestoras, así como los ocurridos al ir o al volver del lugar en que se ejerciten las funciones propias de dichos cargos, siempre que concurran los requisitos reglamentarios.

     
  3. - Tareas esporádicas. Las ocurridas con ocasión o por consecuencia de las tareas que, aún sin siendo distintas a las de su categoría profesional, ejecute el trabajador en cumplimiento de las órdenes del empresario o espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa.

     
  4. - Salvamentos y de naturaleza análoga. Los acaecidos en actos de salvamento y en otros de naturaleza análoga cuando unos y otros tengan conexión con el trabajo.

     
  5. - Enfermedades comunes. Las enfermedades comunes que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa la exclusiva ejecución del mismo.

     
  6. - Lesiones. Se presumirá salvo prueba en contrario, que son constitutivas de accidentes de trabajo las lesiones que se sufran durante el tiempo y en el lugar del trabajo.

     
  7. - Enfermedades intercurrentes y agravaciones. Todas las prestaciones serán debidas, aunque las consecuencias del accidente resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo, o tengan afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado el paciente para su curación.


     


Análogo criterio se observará en el supuesto de que, como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente, se agravan enfermedades o defectos parecidos con anterioridad por el trabajador.

Prevención

Es el conjunto de medidas técnicas, higiénicas, médicas y legales que se ponen a continuación, dando información intelectual, ayuda material y protección jurídica al individuo, para enfrentarse a la contingencia de un accidente y a las consecuencias sociales que se derivan de su realización.
Organización del trabajo

Llamada también racionalización, trata de obtener el más óptimo rendimiento con la mayor economía y con el menor esfuerzo por parte de los trabajadores mediante una adecuada selección y preparación del individuo y una adecuada planificación de las tareas, pero adecuando esta al hombre, es decir considerando a éste como centro de la anterior y a todo lo que le rodea como accesorio. Se trata de racionalizar el trabajo, no en cuanto a elementos de producción tangible, sino en cuando a operaciones o esfuerzos físicos humanos de los que pueden derivarse enfermedades o accidentes.

La adaptación de la tarea al hombre debe constar de los siguientes elementos:

 

  1. - Ambiente Humano.
     
      Estructura funcional.
      Filosofía de mando.

       
  2. - Ambiente material.
     
      Acondicionamiento estético.
      Acondicionamiento lumínico.
      Acondicionamiento del aire.
      Acondicionamiento sonoro.

       
  3. - Adaptación al proceso.
     
      Métodos de trabajo.
      Horarios de trabajo.
      Tiempos normales.

       
  4. - Adaptación al equipo.
     
      Máquinas y herramientas.
      Equipo personal.


       

Se trata de humanizar la actividad laboral, haciendo el trabajo menos penoso, impidiendo una excesiva división o mecanización del mismo que pueda producir deformaciones profesionales, etc.

Para planificar la tarea debe tenerse en cuenta:

 

  1. - Las normas de seguridad e higiene correspondientes a la tarea en cuestión, adaptándose o incluyendo en el orden de ejecución instrucciones claras y concretas al respecto.

     
  2. - Preparar al personal antes de que haga uso de su labor, enseñándole a manejarla con seguridad.

     
  3. - Involucrar a todos el más alto sentido de la responsabilidad.


    Estudio del accidente laboral

    En el accidente de trabajo intervienen tres factores: El hombre, el equipo y el ambiente. Las estadísticas señalan que casi el 20% de los accidentes laborales se producen por falta de prevención técnica y el 80% restante debido a descuidos del individuo.

    La tarea profesional del técnico debido a sus características no productivas, en las que no se maneja ningún tipo de maquinaria o equipo, va a tener una incidencia totalmente distinta, hasta el punto que debido a la actividad que se desarrolla el accidente se va a producir no para el sino para el usuario, y en los casos de lesiones para el técnico se van a deber casi siempre a descuidos del técnico.

    Los accidentes debidos a descuidos del personal pueden tener a grandes rasgos tres causas distintas:

     
  1. - Falta de condiciones corporales, físicas o anímicas para realizar el trabajo.

     
  2. - Repercusiones de la estructura de la personalidad.

     
  3. - Sobrecarga psíquica.


     
  1. - Falta de condiciones psíquicas y corporales.

    Una parte de los accidentes se debe a defectos de las funciones psicológicas, de la constitución corporal y psíquica de los técnicos. Se trata por ejemplo de:

     
      - Falta de fuerza.
      - Falta de altura.
      - Falta de visión.
      - Exceso de peso.
      - Falta de poder auditivo.
      - Falta de habilidad, entrenamiento y formación.

       

    Los defectos psíquicos se relacionan generalmente con:

     

    - Capacidad de reacción retardada.
    - Falta de atención.
    - Inteligencia insuficiente.

     

    Este apartado puede representar aproximadamente el 20% de los casos.

     
  2. .- Estructura de la personalidad

     
      - Imprudentes o inseguros.

       
    Los imprudentes son individuos en general con una naturaleza vigorosa que tiene un control y conocimiento muy deficiente de sus propias fuerzas. Miran indiferentemente al peligro y lo dejar acercar.

    Los inseguros se caracterizan por individuos con naturaleza poco vigorosa, que en situaciones de accidente reaccionan con una participación emocional demasiado fuerte (poca sangre fría), y que cometen por lo mismo frecuentes errores. Son personas inquietas, a veces algo complicadas que no poseen aplomo y seguridad en el conjunto de su conducta.

    A este grupo se puede atribuir el 30-40% de los accidentes laborales achacables a error humano.

     
  3. - Sobrecarga psíquica

     


En este grupo se comprenden los individuos cuyas causas de accidentes se deben a sus dificultades psíquicas inconscientes.

Los conflictos internos invaden tanto a estas personas que no pueden prestar la atención y la tensión intelectual exigida por el trabajo.

Su capacidad de rendimiento disminuye por que necesitan demasiada energía para la elaboración de sus problemas íntimos. Cuando se presenta ante ellos una situación de peligro las posibilidades de accidente son relativamente grandes.

Existen posibilidades muy limitadas de poder prever estos accidentes, que puede afirmarse que representan casi el 40-50%.
Actitud ante el trabajo

Muy importante en el estudio de la accidentabilidad, es el estudio de la actitud de cada individuo ante el trabajo, concentración y negligencia.

De la negligencia pueden deducirse fácilmente accidentes por errores, descuidos, nacidos del poco interés del individuo por su función. Por el contrario en la concentración en la tarea no pueden esperarse accidentes, puesto que los individuos se encuentran absortos en las distintas facetas de su actividad y por lo mismo conoce y prevé perfectamente los peligros sin cometer ningún fallo.

Pero la negligencia no puede entenderse solo en un sentido peyorativo, porque si bien es verdad que existen individuos negligentes ante cualquier trabajo, no es menos cierto que en otros casos esta negligencia o descuido es puramente circunstancial y debido a factores influenciantes externos.


Predisposición al accidente

Ciertos individuos tienen una predisposición especial al accidente, la mayoría de las veces no justificada por una salud o estado físico deficientes. De las estadísticas de accidentes de grandes empresas se encuentran que el 75% de los accidentes, es decir 3/4 partes de los mismos, los sufren un 25% de los trabajadores.

En algunos casos los individuos predispuestos al accidente son enfermos, pero en la mayoría son personas que manifiestan buen salud y estado físico.

En general las personas con problemas emocionales son los más propensos, el que la perdida de control muscular puede colocar al individuo en una situación de peligro.

Existen casos en los que se presta atención a su trabajo con una gran concentración y alto rendimiento y que sin embargo se lesionan a menudo y es que existe el hecho que una excepcional facultad de concentración en una función u objeto determinado provoca distracciones en otros puntos capaces de dar nacimiento a situaciones de peligro o accidentes.

La predisposición al accidente puede también tener su origen en el propio accidente. No es raro encontrar personas que después de haber sufrido algún percance no achacable en absoluto al propio individuo, frente a situaciones peligrosas análogas se comporta con notable inseguridad.



CLASIFICACION DE LOS RIESGOS PROFESIONALES

La manifestación o materialización de los Riesgos Profesionales, pueden adoptar formas diversas, que se clasifican en cinco grupos:

 

    - ACCIDENTES DE TRABAJO.

    - ENFERMEDADES PROFESIONALES.

    - FATIGA.

    - INSATISFACCION.

    - ENVEJECIMIENTO PREMATURO.


     


Accidente de trabajo Patología Traumática Quirúrgica Aguda generalmente provocada por factores mecánicos ambientales.

Enfermedades profesionales

Patología Médica o Traumática Crónica provocada por factores físicos y biológicos del ambiente modificado por el trabajo.

La fatiga

Fenómeno fisiológico de perdida de capacidad funcional con sensación de malestar provocado por el exceso de trabajo o falta de descanso.

Insatisfacción

Fenómeno inespecífico de desgaste, de naturaleza biológica provocada por una fatiga crónica acumulada que acelera el normal proceso de envejecimiento fisiológico y que lleva a la muerte precoz.

Envejecimiento prematuro

Fenómeno psicosocial de desagrado del trabajo, de alienación, de rechazo, de deshumanización del trabajo. Típico del trabajo moderno que afecta, prácticamente a todo trabajo.

Los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, se agrupan en lo que se denominan Patología-Específica del Trabajo. En ella, los factores ambientales derivados del trabajo, actúan como causas claramente determinantes.

La Patología Inespecífica del trabajo (fatiga, envejecimiento prematuro e insatisfacción) se explica no solo por el trabajo en sí. Indirectamente vienen otros condicionamientos extralaborales relacionados o no con el trabajo.

Para prevenir estos daños se utilizan las denominadas Técnicas de lucha, que establecen los sistemas de prevención necesarios para suprimir o aminorar cada uno de estos Daños anteriormente citados.
Las técnicas de lucha

Encaminadas a mejorar las condiciones en las que se desarrolla la actividad laboral. Estas técnicas están plenamente justificadas, desde el punto de vista humano, social, legal y económico, pudiendo ser clasificadas como sigue:

 

    - Técnicas Médicas

    - Técnicas no Médicas de Prevención


     

En el campo de la Prevención de los Riesgos Profesionales, es más necesaria la movilización de la Disciplina No Médica. La salud del trabajador se halla amenazada por las modificaciones ambientales provocadas por el trabajo, para proteger aquella salud convenientemente, podemos actuar sobre la salud del trabajador o sobre el medio ambiente.

Actuación sobre la salud del trabajador

Intentando reforzarla mediante:

 

    - Selección del personal (seleccionando a los más aptos).
    - Tratamientos preventivos (vacunas y medicamentos que refuercen la salud).
    - Educación sanitaria (consejos para el establecimiento de hábitos higiénicos que refuercen la salud).


     

Situación sobre el medio ambiente

Controlar sus desviaciones y mantenimiento en condiciones naturales no agresivas, para la Salud del hombre que trabaja. Este control escapa a la Medicina y exige la movilización de Técnicas No Médicas capaces y efectivas de controlar los factores ambientales peligrosos.

Técnicas médicas

 

    - Reconocimiento médico. Función de selección, control y prevención de accidentes y enfermedades profesionales, detectando el estado de salud del trabajador previo a su incorporación, y establecer la incidencia medio ambiental que puede ocasionarle en su relación laboral.

    - Técnicas de educación. Encaminadas a crear hábitos inexistentes de salud en la higiene corporal, alimentación, etc.


     

Técnicas no médicas de prevención de riesgos profesionales

 

    - Seguridad. Técnicas a corto plazo que proporcionan una gran eficacia en la reducción de accidentes, en ella se encuentran la seguridad que evita el accidente, y la protección que evita la lesión.

    - Higiene en el trabajo. Conjunto de técnicas no médicas destinadas a modificar el ambiente de trabajo, y dar confort, tales como ventilación, humedad, temperatura, presión, etc, procurando una actividad libre de contaminantes, así como buenas condiciones de iluminación y nivel de ruido, para hacer del trabajo un actividad sana y saludable.

    - Ergonomía. Combinación de técnicas, psicología, matemáticas, biología, fisiología; y el estudio de métodos y tiempos, análisis de trabajo, técnicas de diseño, dirigidas al acople de maquina-hombre, y desarrollo tecnológico.

    - Psicología. Toda problemática que rodea al trabajo, desde el punto de vista de la convivencia, y las actitudes. En una palabra adaptación del hombre al trabajo, a su ambiente y organización de la empresa.

    - Política social. Normas dictadas por la Administración Pública, dirigidas a lograr un ordenamiento de todas medidas sobre Seguridad e Higiene que debe adoptarse, encaminadas a la prevención de los Daños Profesionales.

    - Formación-Educación. El desarrollo de las técnicas de lucha antes descritas mediante una amplia acción formativa. La preparación del trabajador enfocada hacia el conocimiento de l a tarea que realiza, y dentro de esto, a que su actividad se desarrolle en forma segura, resulta ser básica a la hora de lograr una disminución de los Daños Profesionales.


     


En general el hombre se fatiga durante el trabajo de cada día sin que haya realizado un esfuerzo especial. El curso de esta fatiga ha sido estudiado numerosas veces a través de un gran número de experiencias.

Considerando una jornada partida (mañana y tarde) que se iniciara a las 1O de la mañana, alcanzaríamos un primer punto culminante de energía hacia las 11.30; volveríamos a situarnos en un "máximo maximorun" hacia las 13, antes de la pausa de medio día. Después de esta pausa vuelve a decrecer la curva de rendimiento, incluso cuando no se ha comido. Por la tarde, la energía vuelve a subir un poco para hacerse cada vez más baja hacia la noche.
Influencias de la fatiga en el accidente laboral

La fatiga es sobre todo un fenómeno de índole muscular y nervioso que repercute originando una sintomatología característica en los sistemas cardiovascular, respiratorio, etc., que debilita las facultades físicas y anímicas con la subsiguiente predisposición al accidente.

La inteligencia queda también muy afectada por la fatiga originada una incapacidad temporal o permanente para el raciocismo en condiciones adecuadas debilitando mentalmente al técnico y aumentando su predisposición al accidente.

Actúa también disminuyendo el grado de atención del individuo y aumentando su tiempo de reacción. Toda excitación actúa sobre las células sensibles del organismo humano, causando una impresión que a través de la red nerviosa sensitiva es conducida al cerebro el cual percibe una sensación, que si requiere movimiento muscular es trasladada como voluntad por medio de la red nerviosa motora a los músculos que corresponda, los cuales inmediatamente contraen sus fibras realizando la acción muscular.

Se llama tiempo de reacción de un individuo al que emplea en transformar una excitación en acción. El número que mide el tiempo de reacción para cada individuo recibe el nombre de ECUACION PERSONAL.

Se ha demostrado que el TIEMPO DE REACCION DE UN INDIVIDUO, varia con el grado de atención de que es capaz. Por tanto midiendo aquel se llega al conocimiento comparativo de esta última.

En general la fatiga sobre el individuo tiene como efecto agrandar el tiempo de reacción, siendo este tanto mayor cuantas más horas de trabajo lleva realizadas, pudiéndose agravar en malas condiciones de trabajo.

Con la disminución de atención del sujeto en el trabajo y la lentitud de reacción del mismo, es natural que se produzca una mayor facilidad para el accidente, circunstancias que están admitidas como una de las principales fuentes de accidentes.

Si medimos el tiempo de reacción de un individuo bajo estados diversos de fatiga, conocemos como afectan estos grados de fatiga a la capacidad de atención del individuo (ya que esta y el tiempo de reacción están íntimamente relacionados).

Puesto que el grado de atención es decisivo en el accidente la incidencia directa que la fatiga tiene en este.


Medición de la fatiga

 

    Test de parpadeo.- En una unidad de tiempo, el número demovimiento de los párpados es proporcional al estado de fatiga.

    Test de agudeza auditiva.- Con el estado de fatiga creciente las frecuencias auditivas son cada vez más bajas.

    Test del umbral de diferenciación espacial.- Consideremos dos alfileres o agujas paralelas cuya distancia entre si puede modificarse a voluntad. Si aplicamos las puntas sobre la piel de una persona con separaciones crecientes, cuanto mayor su fatiga más habrá que separar las agujas para que tenga consciencia de que se trata de dos pinchazos simultáneos.


    Descansos periódicos

     


Como consecuencia de la relación que se puso de manifiesto entre el estado de fatiga del individuo, su capacidad de concentración o posibilidad de atención y la probabilidad de presentación del accidente se han realizado estudios sobre las mejoras que podían introducir el realizar pausas de cierta duración coincidentes con los puntos de máxima fatiga presentados a lo largo de una jornada laboral.

Los resultados experimentados han sido buenos, pero la variedad de horarios, turnos de trabajo, tareas, puestos y sobretodo la imposibilidad de disponer de personal de relevo para realizar estos descansos hacen inviable en la mayoría de los casos el lugar contra la fatiga por este método por lo cual se hace necesario estudiar el umbral de fatiga, y en su caso redistribuir la tarea o jornada en la medida de mejorar el umbral de fatiga.
EL TRABAJO Y LA FATIGA MUSCULAR



Fisiología del trabajo muscular

El trabajo se realiza mediante los movimientos. Estos se realizan gracias al aparato locomotor, que además sirve para mantener la postura del cuerpo. El aparato locomotor está formado por:

 

    - Huesos

    - Articulaciones

    - Músculos


     

Los músculos están insertados o sujetos fuertemente a los huesos y éstos están unidos entre sí mediante articulaciones.

La función básica y primordial del músculo es la contracción, que es un proceso mediante el cual se acorta el músculo. Cuando un músculo se contrae hace que los huesos sobre los que está insertado se muevan sobre el eje de la articulación.

El movimiento mediante el cual se acercan los huesos recibe el nombre de flexión y el movimiento por el cual se alejan y tienden alinearse, de extensión. El mismo músculo puede actuar como agonista o como antagonista según el movimiento que realice la articulación.

Por ejemplo: en el movimiento de flexión del antebrazo sobre el brazo, el bíceps actúa como agonista, y el tríceps como antagonista.

Por ejemplo: en el movimiento de extensión, el músculo agonista es el tríceps, mientras que el antagonista es el bíceps.

Por tanto, en el movimiento, el responsable activo es el músculo al contraerse. Los huesos son las estructuras movilizadas por el músculo y, por tanto, tienen un papel pasivo en el movimiento.

La contracción muscular puede ser de varios tipos:

 

  1. Contracción voluntaria: Se produce como consecuencia de las órdenes recibidas del sistema nervioso central (cerebro). Este recibe información, que analiza e interpreta. Inmediatamente si se quiere realizar un movimiento, manda una información que desciende por la médula espinal y parte desde ésta, a través de los nervios motores, hasta el músculo. En el músculo llega a una estructura llamada unión o placa neuromuscular y la excitación de ésta produce la contracción muscular. Esta contracción puede ser ejecutada y modificada a voluntad.

     
  2. Contracción refleja. La información va desde el exterior hasta la médula a través de los nervios aferentes y, automáticamente, ésta manda información a través del nervio motor aferente al músculo para que se contraiga. Actúa independientemente del conocimiento.

     

LA FATIGA

Durante mucho tiempo la fisiología ha distinguido entre fatiga muscular y fatiga general ó psíquica.

 

  1. Fatiga muscular. Se produce por agotamiento muscular al realizarse un gasto excesivo de glucosa y oxígeno en el músculo, agotándose estas sustancias, que son necesarias para el funcionamiento muscular, es un fenómeno doloroso localizado en los músculos.

     
  2. Fatiga psíquica. Fatiga general esta caracterizada por un sentido de disminución del deseo de trabajar, también denominado fatiga crónica. Es una situación de agotamiento mental producida como consecuencia de mantener una tensión psíquica considerable durante cierto tiempo. La fatiga general puede ser debida a causas enteramente distintas, tales como:

     
    - Monotonía.
    - Intensidad y duración del trabajo mental y físico.
    - Medio ambiente: clima, luz y ruido.
    - Causas mentales: Responsabilidad, preocupación y conflictos.
    - Enfermedad y dolor.
    - Nutrición, falta de proteínas.
    - Sensación de trabajo sin utilidad.
    - Acción combinada de esfuerzo físico y psíquico sobre el mismo organismo.
    - Falta de sueño.


     

Síndrome de fatiga crónica

Es el conjunto de manifestaciones que se producen en el trabajador, como consecuencia del exceso de trabajo o de la ausencia de períodos vacacionales.

Estas manifestaciones se pueden dividir para su estudio en:

 

  1. Datos precoces. Son los primeros que se observan al comenzar a instaurarse la fatiga. Pueden ser:

     

1. Subjetivos. Son los que el trabajador siente.

El trabajador comienza a aborrecer su trabajo, nota que rinde menos y se vuelve irritable o apático y depresivo. Este cuadro se acompaña de sensaciones físicas:

 

    - Disnea de esfuerzo
    - Dolor precordial
    - Anorexia
    - Pesadez de piernas
    - Cansancio precoz, que aparece al realizar una actividad mínima.

     

2. Objetivos. Son los que se observan al explorar al trabajador. Pueden producirse.

 

    - Palidez.
    - Pérdida de peso.
    - Taquicardias matinales.
    - Disminución de la tensión arterial máxima o sistólica.
    - Disminución de la capacidad respiratoria.
    - La temperatura corporal, que normalmente disminuye por la noche durante el sueño en estos trabajadores no.