Evaluación de la Información Sobre la Problemática HIV/SIDA en los guardavidas

Publicada: 01/11/2011 -- visitas: 981

En el marco del Proyecto “Cuidándonos, no sólo en el agua”, de capacitación para la prevención del VIH/ SIDA y ETS que realizó el SUGARA en el marco del Proyecto Lusida, en el mes de febrero del año 1999 se realizó una encuesta a los guardavidas en actividad que estaban desempeñando sus tareas en el Partido de la Costa durante la temporada 1998/99.

_sida_sida.jpg

 

Dicha encuesta tenía el objetivo de profundizar aspectos referentes al  diagnóstico de situación  de los guardavidas frente a estas problemáticas, permitiendo evaluar el grado de información general y específica  sobre estas enfermedades, como así también poder rastrear los prejuicios y actitudes frente a las mismas.

 

La información obtenida fue de gran importancia para poder adecuar el trabajo de capacitación y entrenamiento de los profesores, instructores y alumnos de las escuelas de guardavidas.

 

Descripición de la encuesta

 

La encuesta constó de 11 preguntas, 5 de las cuales tenían el objetivo de rastrear el nivel y tipo de información sobre la temática, y el resto estaban orientadas a obtener datos referidos a las actitudes personales y prejuicios de los encuestados frente al tema.

 

La encuesta era anónima y voluntaria, y fue tomada con la valiosa colaboración de instructores, profesores y aspirantes de las Escuelas de Guardavidas a lo largo de la casi totalidad de los balnearios del Partido de la Costa.

 

 

Síntesis de los principales resultados

 

Los datos del presente análisis se van a describir centrándose principalmente en dos variables: sexo y edad.

Sobre un total de 410  guardavidas que trabajan en el Partido de la Costa, se recogieron 240 encuestas, estando conformada la muestra por un total de 38 mujeres y 202 hombres.

En lo que respecta a los grupos por edad, la población fue dividida en cinco grupos, obteniéndose los siguientes porcentajes:

 


 

 

 

 

 

 

 

Grupo 1: 19 a 24 años;  que constituye el 30,36 % de la muestra.

Grupo 2: 25 a 30 años, 28,79 % de la muestra.

Grupo 3: 31 a 40 años, 17,27 % de la muestra.

Grupo 4: Más de 40 años, 6,8 % de la muestra.

Grupo 0 : aquellos que no completaron este dato: 16, 75 % de la muestra.

 

Tomando en cuenta la totalidad de las respuestas que se encuentran en las cinco preguntas que aportan datos de información general acerca del VIH/SIDA (características de la enfermedad, formas de transmisión y  de prevención), se observa que el 27,54 % de la población total encuestada responde correctamente la totalidad de las respuestas verdaderas.

 

Estos datos, si se los analiza por sexo, implica que el 34, 21 % del total de la población femenina ha contestado bien estas preguntas, frente a un 26,14 % de la totalidad de los hombres encuestados.

 

 

Si esto se describe tomando en cuenta la variable referida a la edad, se obtienen los siguientes datos, ordenados según los grupos etarios descriptos precedentemente (cabe consignar que los porcentajes obtenidos están en relación al total de los individuos de cada grupo que contestó orrectamente todas las respuestas consideradas verdaderas) :

 

 

Grupo 1 : 31,03 %

Grupo 2:  27,27 %

Grupo 3:  27,27 %

Grupo 4:  23,07 %

Grupo 0:  25 %

 

Aunque levemente, se puede comenzar a observar que los guardavidas que tienen entre 19 y 24 años cuentan con un mayor nivel de información general respecto de las preguntas formuladas. Esto también se puede desprender de los datos referidos al nivel de información por sexo, existiendo entre las mujeres encuestadas un porcentaje mayor de respuestas correctas, respecto de la población masculina (casi 26 de cada cien hombres guardavidas contestan correctamente el total de las respuestas verdaderas, mientras que 34  de cada cien mujeres guardavidas contestan en el mismo sentido ).

 

Consideraremos ahora algunas precisiones tomando en cuenta la particularidad de los datos obtenidos con cada pregunta.

En cuanto a la  pregunta Nro. 1, sobre conocimientos referidos a Qué es el SIDA, se observa que  el 51,3% del total de los guardavidas encuestados contestan todas las opciones correctas.

Al aplicar el análisis por sexo, el 51, 63 de los hombres contestó las opciones correctas, frente al 50 % de las mismas opciones en el total de la población femenina.

Al analizar estos datos por grupos de edad, lo más relevante es que el grupo de mayor edad (más de 40 años) tiene el porcentaje menor de sujetos que contestan correctamente estas opciones, conservándose la tendencia registrada anteriormente entre los grupos etarios.

No obstante, resulta un dato destacable, el hecho de que sólo el 4,18 % de la muestra total responde la única opción errónea planteada aquí: “Una enfermedad que se contagia por cualquier tipo de contacto con personas infectadas”

 

Respecto del 2º punto de la encuesta : “ Cuando una  persona se infecta por el virus del SIDA, lo tiene en su sangre y en otros fluidos del cuerpo”, el 90, 05 %  del total de la población contesta la opción “Si”, y tan sólo el 7,8 % la opción  “No”.

Al analizar estos datos en función del sexo de los encuestados, se destaca que el 92,1 % del total de las mujeres responden la opción correcta, frente al 85,6 % del total de los hombres.

En lo que respecta a la variable edad, no se registraron variaciones  en cuanto a las tendencias observadas en los puntos anteriores.

 

Al consultar guardavidas acerca de si “la gente que es portadora del virus del SIDA siempre parece enferma”, el 93, 1 % del total de los encuestados contestó la opción correcta. Al recortar la población por grupos de edad se mantienen las mismas tendencias ( los más jóvenes responden en un mayor número la opción correcta) , mientras que si se comparan los datos obtenidos en esta respuesta entre hombres y mujeres, se observa un porcentaje levemente mayor de respuestas correctas en la población masculina (91,5 %), respecto de la femenina (89,5 %).

 

De este punto de la encuesta, podemos inferir algunos indicadores que articulan la información que tienen los encuestados con la existencia de prejuicios personales (relacionados con  aspectos de la representación de la enfermedad), notándose que en esta encuesta se registra un nivel muy bajo respecto de este último indicador (5,23 % de la muestra total contesta la opción errónea).

 

Otros dos puntos que rastrean el nivel de información son los nº 5 y 6 de la presente encuesta. Las preguntas se refirieron a lo siguiente:

 

5: ¿Todo infectado por el VIH tiene la enfermedad del SIDA?

6: ¿Cómo cree que puede contraerse el SIDA?

 

En el punto 5, el 69,1 % del total de la muestra contestó la opción correcta, mientras que el 67,53% contestaron las cuatro opciones correctas que la pregunta 6 presentaba.

En ésta última, aparece un porcentaje mayor de respuestas correctas en la población femenina respecto de la masculina ( 81,57% de las mujeres encuestadas frente al 64,05% de los hombres encuestados).

Desglosando en particular la opción referida al “sexo oral sin protección”, pudo notarse que el porcentaje mayor de respuestas que toman a esta opción como una posibilidad de contagio es del grupo de menor edad (19 a 24 años), con un 77,6%. Vuelve a darse aquí que el grupo con menor porcentaje de respuesta correcta en este punto es el de los que tienen más de 40 años (61,5%). Esta tendencia en cuanto a los grupos etarios se repite al analizar todas las respuestas correctas de esta pregunta

 

El punto séptimo de la encuesta está dirigido a rastrear las actitudes personales de los guardavidas ante esta temática, y específicamente cuál es la autopercepción en lo referente a su nivel de riesgo para contraer el VIH-SIDA. Esto nos dá elementos para pensar el nivel de implicación y compromiso subjetivo hacia esta temática, y en lo que hace a las posibilidad de asumir conductas de prevención y autocuidado.

 

El 63,87% del total afirmó tener “bajo riesgo de contraer SIDA” considerando su estilo de vida, mientras que un 24,8% de los guardavidas encuestados manifiestan tener “alto riesgo de contraer SIDA”. Un 13,08% dicen además que no tendrían “ningún riesgo de contraer SIDA” en función de su estilo de vida.

Al aplicar en este punto el análisis según la variable sexo para cada opción, nos encontramos con los siguientes datos:  7 de cada 10 mujeres guardavidas considera tener “bajo riesgo de contraer SIDA” por su estilo de vida; mientras que 6 de cada 10 hombres tienen la misma apreciación respecto de su propia persona.

La diferencia más notoria podemos apreciarla en la opción referida al tener “alto riesgo” , donde el 25% de la población masculina responde esta opción, frente al 13% de la población femenina que tiene esta autopercepción de su riesgo.

Si se articula este punto con el punto 6 (información sobre la forma de contraer el VIH), se obtiene un porcentaje significativamente mayor de respuestas correctas entre aquellos que consideraron tener alto riesgo de contraer SIDA por su estilo de vida: 78,3%, mientras que un 65,5% de los que cosideraron tener bajo riesgo contestaron bien las cuatro opciones correctas de la pregunta 6. Puede desprenderse de ello, a manera de hipótesis en esta instancia, que en la medida en que existe una mayor percepción de riesgo propio, se observa también una mayor información correcta respecto de esta temática.

 

En cuanto al análisis por grupos de edad, se obtiene que el grupo de mayor edad (más de 40 años), concetra la mayor cantidad de respuestas entre las opciones de “ningún riesgo” (30,8% de este grupo), y de  “bajo riesgo” (69,23%). Sólo el 7,7% presenta la opción que habla de un “alto riesgo” de contraer SIDA por su estilo de vida.

En el grupo comprendido entre 19 y 24 años, se concentran los mayores porcentajes  en las opciones que se refieren a “ningún riesgo” (17,24%), y “bajo riesgo de contraer SIDA” (60,34%).

En la opción referida a “alto riesgo de contraer SIDA”, los grupos intermedios de edad (25 a 40 años) son los que concentran un mayor porcentaje de ésta respuesta (27,3% de los guardavidas  que tienen entre 25 a 30 años, y el 30,3% del grupo que tiene entre 31 y 40 años), frente tan sólo el 18,9% de los integrantes del grupo que tiene entre 19 y 24 años de edad.

 

Finalmente, de acuerdo a los datos obtenidos de los últimos puntos de la encuesta, podemos destacar que 75 de cada  100 guardavidas hombres consideran que a partir del SIDA han cambiado su comportamiento, mientras que 66 de cada 100 mujeres considera asimismo haber realizado este cambio.

Respecto de cuales han sido estos cambios, el 65,9% del total de los encuestados manifiesta que el cambio personal fue  “Utilizar preservativos durante todas las relaciones sexuales”. Al analizar esta opción tomando en cuenta la variable sexo de los encuestados, se obtiene que el 67,97% del grupo de los hombres contestan esta opción al preguntársele por el cambio de comportamiento, mientras que el porcentaje que elige esta respuesta desciende en el grupo de mujeres, contestando en tal sentido el 44,73% del total de las mujeres encuestadas.

 

Estas respuestas –cotejadas con los datos obtenidos anteriormente- pueden darnos elementos para pensar también  que comparativamente existe entre las mujeres un mayor nivel de información que entre los hombres, lo cual es correlativo a la existencia de un menor nivel de prejuicios ante esta temática, aunque es destacable que estas tendencias no se reflejan en las respuestas referidas al aspecto actitudinal (en lo que hace al cambio de comportamientos personales), existiendo mayores porcentajes de respuestas que hablan de cambios de actitudes entre los hombres respecto de la temática del SIDA, particularmente en lo referente a las conductas del plano sexual.

 

Con referencia a la pregunta abierta formulada al cierre de esta encuesta, sobre ¿Cuáles son las vías de contagio que podes encontrar en tu tarea de guardavidas?, caben destacar los siguientes resultados:

El 51,83% del total de los encuestados manifiesta como vía de contagio en su tarea el contacto con heridas sangrantes.

Existe un  43,97% que considero la práctica de RCP como vía de contagio posible.

Significativamente, hay un 11,51% de respuestas que tomaron como vía de contagio en su tarea profesional la sexual.

 

 

                                                                            Lic. Miguel Angel Zanetti

                                                                            Lic. Isabel Gens

                                                                            Lic.Gustavo Rossi

                                                                            Dra. Patricia Paggi